domingo, 21 de enero de 2007

DUENDE FLAMENCO


Las Carboneras. Flamenco dancers. January, 2007


Se muy poco de flamenco. La primera vez que vi una actuación en directo tenía dieciseis años y no me gustó. La segunda, tuve la sensación de que en ese arte maldito había algo más. A partir de la tercera vez, no me pude desenganchar. Hay algo que tiene el flamenco, ese duende del que hablan los gitanos, que se te mete dentro, tan dentro que te agarra la tráquea, se cuela por los pulmones, el corazón, el estómago, el intestino y se hace con tu alma. Tú no lo puedes remediar.
El jueves dieciocho de enero fuimos con Bernard Hill a Las Carboneras. A él le apasiona el flamenco y tiene una gran colección de discos. Ese día pudimos ver a las bailaoras Manuela Vega, La Tacha y Olga Pericet, acompañadas del guitarrista Juan Soto y los cantaores Ángel Gabarre y El Kanku. El invitado estrella era El Titi. No distingo entre soleá, seguirilla, fandango, malagueña, taranto, fandanguillo, martinete y otros cuantos palos más que proceden todos de las tonás, pero como toda historia musical que se precie, los ritmos, sonidos, cantes y bailes evolucionaron creando así un movimiento artístico de gran riqueza. Aunque no soy una entendida en materia, y a Bernard le pareció algo bastante enfocado a turistas, confieso que lloré de la emocion. Confieso que el duende se apoderó de mi durante unos minutos, y que con ese duende viajé por un espacio rítmico a la estratosfera, y que al bajar, algo dentro de mi había cambiado.

4 comentarios:

walter mondragón dijo...

Hola Preciocica. He leído con fruición tu comentario flamenco, créeme, es gratísimo, cualquiera creería al leerlo que en realidad eres modesta al afirmar que no conoces de ese baile hecho de ecos gitanos, que acaso replican los pasos garbosos de las cabalgaduras mozarabes y en sus fintas la gracia de los jinetes. El flamenco mismo es duendería, bailar flamenco me luce que es convocar el hado y oficiar de medium ¿Escuchas los caballos? ¿divisas las torres moras, las callecitas empedradas? ¿ esas sombras morenas que duplican los espejos del agua?. Creo que al escribir tu comentario también has bailado flamenco y desde luego te poseyó ese duende del que hablas.

Sat Nam dijo...

Te agrego a mi lista de enlaces :)

peggy dijo...

Ami me pasa lo mismo , siento el duende del flamenco pero no se lo que interpretan ..sera pura sensibilidad

Beg dijo...

Hola Twiggy,

Hacía tiempo que quería volver a entrar en tu blog (desde el día que nos enviaste la dirección) y hoy me estoy dando una vuelta. Me ha gustado tu lista de técnicas de limpieza personal. Y ahora me he sorprendido de que te guste tanto el flamenco, no tenía idea. Creemos conocernos, pero no. Eso está bien, ir descubriendo cosas nuevas de los amigos. Comparto tu pasión flamenca, de hecho estuve un año zapateando y lo tuve que dejar por mis problemas en la pierna. Ahora disfruto viéndolo y escuchándolo. Cuando quieras vamos juntas a un espectáculo.

No me enrollo más. A ver si nos vemos pronto!!!

Besos

(No sé si te sale la dirección de mi blog, si es así te sorprenderás tú también)

Bego