miércoles, 16 de julio de 2008

PLANETA ECOLÓGICO


Vuelves de otro planeta. Tus padres te contaron cómo era. Existía antes de que te desvirgaran y te inyectaran sociedad capitalista-consumista hasta los tuétanos. Lo tenías olvidado. Olvidas tan fácilmente como aprendes. Todo te sucede a una velocidad aplastante y ese peso se refleja en tu mirada. Vives cada día como el anterior y el siguiente: internet, petróleo, comida envasada, bares de diseño, periódicos vacíos, imágenes adulteradas... Y por fin un día tomas la decisión de meterte en la máquina del espacio y del tiempo y volver al planeta del que te hablaron tus padres: uno que solo vive en los recuerdos y no sabes si es real o te lo has inventado. En ese lugar todo tiene sabor y textura: los tomates, las cebollas, las lechugas, los huevos, la carne, la leche, la brisa, los colores, el agua y la luz. Un sabor auténtico sin conservantes ni colorantes, sin pesticidas ni cámaras frigoríficas, sin abonos artificiales ni empresas empaquetadoras que convierten uno en miles. El mismo lugar donde el coste del sabor es tres veces más barato; no han aplicado la plusvalía de los miles de intermediarios que manipulan los alimentos en la cadena de producción del planeta enfermo. Llegaste al planeta ecológico y entendiste todo lo que tus padres querían contarte. Te dijeron que esto sucedió hace poco tiempo, pero el consumismo atroz ha obligado a esconder esa verdad del hombre que cultiva su propio sustento. Todos, incluso ellos, lo han olvidado. Tu cuerpo se acostumbra fácilmente a lo poco que puede acceder (ya es algo). Tus papilas gustativas se degeneran y ya no interpretan. Pero cuando degustan una verdad, entonces todo lo que has vivido te parece una quimera. Ese planeta que existe en pequeños lugares de difícil acceso está vetado a la mayoría. Muy pronto una minoría ecológica heredará el bienestar y la salud de un cuerpo sin fisuras, sin alergias y sin tóxicos que lo contaminen. Será una minoría perseguida (lo es; no resulta rentable al sistema). Cuando crezcan tus hijos les llevarás a ese planeta. Les enseñarás a saborear la vida que nace de las entrañas de la tierra y que elaboran manos cándidas en las horas de tranquilidad, siguiendo el curso de la naturaleza. Cuando eso suceda tú ya estarás padeciendo todas las enfermedades que te causará la alimentación de tu mundo de la química. De tus padecimientos vivirán todos los manipuladores que destruyen tu pábulo. Y un día, cansada de todo, volverás al planeta ecológico sin pelo y sin dientes, pero llegarás para enseñar a tus hijos lo que te enseñaron tus padres, aunque tus órganos vitales estén envenenados y tus huesos se desplomen por el camino. Lo harás para que ese planeta original no caiga en el olvido, para que no digan las malas lenguas que nunca existió y para compartir la verdad con los que quieres.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

hoal Saeta, otra vez dando en el blanco, cuando empezabas a hablar me remitias al planeta que conocí en mi infancia,soy de los privilegiados que tuvieron el espectro del verde en la pupila desde el instante mismo en que nacieron, el sabor plural de las frutas el olor de la tierra húmeda impreso en las narices, los cielos despejados del amanecer en el trópico,a la vera de los caminos las flores y las mariposas, el dulce trinar de los petirrojos y los cucaracheros, los gusanos bellísimos y peligrososbn en el envés de las hojas, el río de cristales tentando las piedra avanzando entre las arboledas y los guaduales de las orillas, este otro lado del mundo bajo las estrelas que se filtraban por los entrecijos de las hojas de palmiche del techo, en mi casa de barro, en mi chagra de origen. gracias por la evocación

Leandro H. dijo...

No estoy tan seguro, amiga Twiggy, de que todos nosotros estuviéramos preparados para afrontar un regreso a la naturaleza. Porque la naturaleza, sin idealizar, es un poquito puñetera: se carga las cosechas, te castiga con épocas de sequía que matan los campos, hay miles de plagas... No veo yo tan bucólico eso de cultivar tu propia comida: hay que doblar demasiado el espinazo. Por otro lado, si bien es verdad que el mundo actual está excesivamente prefrabricado, no es menos cierto que la esperanza de vida de nuestra generación con respecto a las anteriores es bastante superior. No creas que todo pasado fue mejor. Mis padres, que también me hablan del pasado, me cuentan tantas y tantas miserias de la España de los cuarenta, cincuenta y sesenta...
Pero mi comentario contradictorio no quita para que tu texto sea magnífico. Gracias.

FrikiTV dijo...

¿Otra vez olvidando tu blog? 1 mes sin actualizar :P

TWIGGY HIROTA dijo...

Me he puesto a estudiar japonés... ;) Ya, ya lo se, no es excusa. Soon, very soon.